Solicite

Cita previa

Pulsando aquí

Sábados y domingos - CERRADO

10:00 a 14:00 h.
16:00 a 20:00 h.
 

Tips para evitar el estrés en el trabajo

Instituto Internacional de Kinesiología - Tips para evitar el estrés laboral

¿Vives situaciones de estrés en el trabajo? ¿Miedo a quedarte sin él, a que las cosas vayan mal?

¿O es que tienes tanto que siente que no das para más o no llegas a todo?

Bueno en realidad, todo lo que vivimos fuera es una expresión de todo nuestro mundo interno.

Quizás tienes creencias que te limitan el poder vivir tranquilo en el mundo laboral. Creencias que hacen que atraigas situaciones de perdida en el trabajo. Como que siempre estas expuesto a que te echen o que todo se estropee. O si vives en ese miedo, es que simplemente tu mundo inconsciente esta llenito de miedo y tú lo proyectas a todo y también al trabajo.

Quizás has vivido demasiadas experiencias negativas al respecto y ya no te fías de nada.

¡Dime a lo que le tienes miedo y te diré que vivirás!

La solución está, en revisar todas esas experiencias pasadas para que dejes de atraer situaciones parecidas para ser resueltas.

Nuestro inconsciente es muy inocente y si quiere que revises, o que sanes alguna situación pasada, te la va a hacer repetir hasta que haya sido resuelta. Y de ello hayas aprendido.

Por eso es tan importante que hagamos duelos de todo, y que liberemos las emociones bloqueadas de esas experiencias. Justo para que no se vuelvan a repetir.

También podríamos revisar si hay alguna creencia o muchas, en relación al sacrificio. A que “hay que aguantar en un trabajo lo que te echen” y que “para conseguir algo, has de sufrir” … como estas hay varias. Otra como: “quien algo quiere, algo le cuesta” …

Y yo diría mejor, que se ha de ser perseverante y hacer una muy buena estrategia para conseguir tus objetivos, pero eso está muy lejos de sufrir y aguantar.

Quizás estas en un momento en el que tienes tanto trabajo que no llegas a todo. O esa es tu sensación.

Aquí algunos tips para que vivas de otra manera el estrés

  1. Agradece que lo tienes. Si te quejas de que tienes mucho, no te preocupes que al final te lo van a quitar y así te podrás quejar, de que no tienes ninguno. Al final si nos paramos a pensar, el ser humano tiende a quejarse de todo. La mente así nos las juega a veces si no ponemos atención a nuestros pensamientos y palabras. Y es súper importante que estemos atentos a todo y estemos lo más positivos posible. Agradecer que lo que vives en tu momento presente, te ayuda a bajar estrés y a que le puedas poner solución si es necesario.
  2. De uno en uno. Querer hacer varias cosas a la vez, es al final no hacer nada en modo presente y en muchas ocasiones solo nos lleva a equivocarnos y tenerlo que repetir. Además de vivirlo todo con estrés. La mente, aunque nos parezca que no, solo puede estar 100% atenta a una sola cosa. podemos hacer varias a la vez, pero sin concentración a ninguna. Priorizar cual es la más importante e imprescindible para hoy y ponerle toda la energía necesaria hasta terminarla. Después ya pasamos a la segunda y así hasta que lo vayamos haciendo todo o al menos lo más prioritario. Si solo ponemos atención con nuestra mente a todo lo que tenemos que hacer, solo estamos pendientes de lo que nos falta y no con lo que estamos haciendo y somos menos eficientes. Así parece que nunca acabamos con todo.
  3. Si, aun así, no conseguimos estar más tranquilos, deberíamos revisar cómo nos sentimos con tanto trabajo, y revisar esas emociones en un pasado. Por ejemplo, quizás no nos sentimos preparados para tanto y nos desvalorizamos. Como que no vas a poder con todo. Deberíamos revisar, todos esos momentos de tu infancia en los que te hayas sentido de esa manera. O quizás te enojas muchísimo porque no llegas a todo y esto nunca se acaba: pues deberíamos ir a buscar todas esas experiencias del trabajo o no, en los que sentiste mucha rabia y no la supiste gestionar… es ir al pasado, para liberar todo lo bloqueado y conseguir que ahora en tu presente, tu mente y tu mundo emocional este más libre y así puedas vivir tu vida laboral de una manera mucho más alegre, productiva y feliz posible.
  4. Busca ayuda si es necesario. A veces es real y no solo una percepción de que tienes demasiado trabajo. Aprende a delegar, y a pedir ayuda. Compartir tareas que no se te dan bien, o que te llevan demasiado tiempo para que estés por lo más importante que tu hagas, es esencial si de verdad tienes demasiado. Y piensa que quizás el otro no lo hace como tú, lo hará como él, porque para eso es otra persona, pero también estaría bien si has sabido elegir a la persona perfecta para trabajar con ella.

Pero para estar tranquilo con tu elección con la persona deberás ser un poco más tolerante y de mente abierta porque al final todos nos pueden enseñar cosas nuevas y de todos podemos aprender cosas.

Recuerda que todo está en tu mente y tu mundo emocional, así podrás responsabilizarte de lo que te pasa y ponerle solución.

Si quieres saber más sobre el estrés y cómo librarte de él no dudes en contactar con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×