Solicite

Cita previa

Pulsando aquí

Sábados y domingos - CERRADO

10:00 a 14:00 h.
16:00 a 20:00 h.
 

Técnicas de Liberación Emocional

Instituto Internacional de Kinesiología Raquel Campanales - Congreso Cuídate 2021 - Técnicas de Liberación Emocional

Última conferencia de nuestro Congreso #Cuídate2021, de la mano de Raquel Campanales.

Raquel no necesita presentación, fundadora, directora y profesora de Instituto Internacional de Kinesiología. Cerrará este ciclo de conferencias hablándonos de técnicas de liberación emocional.

Liberación Emocional

Es de suma importancia el cómo nos vinculamos con nuestros hijos para que tengan una salud relacional cuando sean adultos.

Antiguamente no había tantos estudios sobre esto y nuestros padres hicieron lo que pudieron con nosotros, de la mejor forma que supieron y sin ninguna maldad.

Quizás no fue como nos hubiera gustado, quizás nos obligaron a cosas que nosotros no queríamos, quizás no nos dieron la atención que necesitábamos, pero la mayoría lo hicieron con la mejor intención, o sino de forma inconsciente como sabían, como les habían criado a ellos.

Además es también muy importante el cómo estaban nuestros padres. Ellos con ellos mismos, con sus vidas, con sus trabajaos, con sus parejas… y antiguamente lo más natural era no hacer caso a sus emociones o sentimientos y tirar para adelante con lo que venía. Eran otros tiempos y otras circunstancias. Estaban más en la supervivencia y no tanto en la evolución personal o espiritual como hoy en día.

Si tus padres un día estaban contentos, atentos, felices y te prestaban atención, pero a la que te girabas ya volvían a estar fríos, duros o distantes, esto crea una personalidad en el niño de mucha inseguridad. Porque nunca sabias como te iban a tratar. Si te iban a besar o a pegar o chillar.

Si tus padres directamente siempre estaban preocupados, distantes o fríos, se podían crear comportamientos de mucho miedo. Porque mi referente no está para cuidarme o escucharme. O estados de tristeza profunda por la distancia y ausencia.

Si tus padres ya tenían traumas internos no solucionados, ni mirados, también pueden generar estados compulsivos en el niño y de inseguridad.

Todo esto puede crear personas adultas con necesidades especiales y nocivas para uno mismo y el otro.

Por ejemplo un apego muy grande hacia las personas o lo material. Miedo a la pérdida. Por eso se intenta controlar todo para no perderlo o te comportas como quiere el otro y haces todo lo que te pide la pareja, amigos, hijos para que no te abandonen. Comportamientos compulsivos, con muchas necesidades no cubiertas y exigiendo al otro lo que necesitan como si fuera de vital importancia. Y curiosamente estas personas encuentran parejas o amigos que les dan todo lo contrario.

O puede crear personas muy frías, con bunkers en el corazón para que no les hagan más daño del ya recibido. Personas que aunque deseen tener relaciones directas, y cercanas, tienen miedo al compromiso y a abrir el corazón. Y se les dificulta el tener una bonita relación de pareja. O encuentran personas con el mismo conflicto aunque tengan diferente comportamiento, y siempre se quejan de que no les hacen caso, o que la otra persona no le da lo que necesita, pero en realidad son los dos los que no se abren, aunque uno de ellos o los dos, digan conscientemente que si están disponibles.

El miedo al rechazo, al abandono, a la injusticia, a la humillación, no dejan de ser heridas de la infancia que hacen que nos comportemos diferente para evitar que nos hagan daño otra vez.

Habríamos de ser adultos y maduros emocionalmente hablando, para poder liberarnos de todas estas emociones y que así las relaciones de hoy en día fluyan, siendo nosotros mismos y dejando que nuestras parejas sean ellas mismas también.

Nosotros no tenemos el derecho de cambiar a nadie, ni nadie nos debería de intentar cambiar tampoco. No deberíamos dejarnos cambiar ni intentar ser personas diferentes para que no nos abandonen y nos quedemos solos.  

Nosotros no podemos evitar que alguien se comporte de forma que a mí no me guste, esto no lo podemos controlar, ni siquiera puedo controlar el cómo me siento con cada uno de los actos de los otros. Lo único de lo que yo me puedo y debo responsabilizar es del cómo me siento yo, e integrar esas emociones, no intentar cambiar al otro para que no lo haga más.

Lo que yo sí puedo después es decidir si quiero seguir o no con esa persona que me hace lo que no me gusta o me lo hace pasar mal.

Sin miedo a estar solos, pero valientes de poder compartir con los otros. Esto es vivir sin apegos. Vivir desde la libertad de elección en cada momento. Abiertos y receptivos a todo lo que te pueda llegar.

Gracias a la ley del espejo también puedo reconocer mucho quien soy y cuáles son mis sombras que no quiero o no puedo ver aun. La pareja es el espejo más cercano que tengo, y es el que más me mueve emocionalmente hablando. Es el que más me puede hacer enfrentarme a mis propios miedos o heridas de la infancia, y el reconocerlo me va hacer evolucionar muchísimo, siempre y cuando tome mi tiempo para liberarme de esas heridas y no me centre en querer cambiar al otro.

Aprovechar todas las emociones que me hace sentir mi pareja, y liberarme de todos los conflictos que se me despierten con ella, me va a servir para poder crecer, evolucionar y transformarme. Y así en vez de quejarme de él o ella, agradecer lo que me despierta para poder hacer yo el cambio que mi alma necesita.

Cada una de las situaciones que vives las atraes tu misma, gracias a todo lo que tienes en tu inconsciente escondido con necesidad de salir a la luz, o con tus propios pensamientos.

Existe una pareja muy habitual hoy en día.

LO SEMEJANTE PUEDE ATRAER LO SEMEJANTE PERO DE UN MODO OPUESTO.

Si una persona tiene problemas de relaciones atraerá a su vida otra que también las tenga.

Una persona muy mandona, con este conflicto de poder, puede atraer a otra muy sumisa, que tampoco siente su propio poder interior.

El necesitado atraerá al ayudador/salvador. Nos encanta ayudar, pero luego buscamos el reconocimiento sino cuando después de muchas veces que hago de todo por el otro, entra en la ira y la sensación de que yo no importo, y se vuelve al lado contrario.

En realidad ayuda para ser ayudado. Por necesidad propia, pero eso cuesta verlo muchas veces.

El distante y el necesitado. Muchas personas tienen problemas con el abandono y otras temen el control. Lo curioso es como personas de ambas líneas se encuentran y se atraen cada día más.

El abandonado es el necesitado, y el que busca siempre atención y reconocimiento. El distante es el que quizás en la edad infantil, lo controlaron demasiado y ahora se muestra de forma distante. Pero ambos no tienen sus conflictos internos resueltos.

Hay otras a las que yo le llamo en mi libro, Corazón roto-Corazón herido. Uno tiene un bunker en el corazón, y aunque demanda, pide y se queja. Quiere que todo sea a su forma, no se entrega ni da nada al otro que no sea por necesidad propia. Todo lo que siente lo culpa al otro, pero en realidad son sus emociones no resueltas del pasado las que se despiertan a todo momento. Y su pareja, más necesitada por las heridas de la infancia, solo demanda y pide, y acostumbran a tener una baja autoestima, que se culpan y responsabilizan de todo lo que ocurre a su alrededor.

Ambos necesitan ser el centro de atención de una forma enfermiza y en la mayoría de ocasiones muy enmascaradas.

Si tú estás viviendo alguna de estas partes, te invito a que revises tu infancia, a través de las emociones que te hagan sentir las situaciones del presente puedas conectar con las del pasado para darles una solución.

Y la solución es mucho más fácil de lo que te piensas. Simplemente conectar con ellas, identificarlas en tu cuerpo, y permitirles mostrarse. Sentirlas sin drama, solo con la mirada interna, porque así es como se disuelven siendo consciente de ellas.

Las emociones son un tipo de información más densa que los pensamientos, por eso necesitan un poquito más de tiempo de atención. Pero solo eso.

Raquel te espera el viernes 26 a partir de las 21 horas española. No te la puedes perder, inscríbete pulsando aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×